¿Quien no tiene recuerdos del cine en su infancia?

Author: F. J. Zamora /

6 comentarios:

roxana dijo...

Increible Zamora. Una de mis peliculas favoritas, cada vez que la veo lloro y lloro. ¡Como me llega al corazon!
Un abrazo
Roxana

2 LOBITOS dijo...

¡¡Que sorpresa!!!
Que buen descubrimiento,Ya veo que no solo voy a saber de vosotros en La Cañada....te leeré...muchos besitos a las niñas.
Silvia Lobo

Paco Guerrero dijo...

que te voy a contar paco,mi padre tenia el ambigu del cine Astoria,alla por los 70 el en barrio de Hadu(Ceuta).
yo estaba casi todo el dia en el cine,rodeado de cowboys,indios,maciste,draculas, y alguna que otra artista con unas curvas que nos volvian locos.
buen post compañero.

LOLA dijo...

¡¡que guay!!Q RECUERDOS!!Yo me conformaba hasta con el cine exin,que recuerdos!
Quieres(ahora t hablo sobre lo de q quieres un perro)quieres alguna raza en concreto? por si mi nika tiene cachorros t mando uno.un beso

Anónimo dijo...

hola zam,¡qué sería de mi sin la música!me ha gustado desde la cuna.según me cuenta mi madre cuando era bebé no conseguía que me durmiera y me ponía una radio pequeñita colgada en la cuna y por lo menos no lloraba.he pertenecido a una rondalla, a la banda de música,a un coro rociero,a una coral en el conservatoro donde estudiaba...en fin un no parar.no puedo vivir sin música y sin las letras que algunas veces la acompañan.estos días en el hospital con mi padre,cuando ya estaba un poco mejor y salía un poco más al pasillo,oía la radio de las enfermeras y hasta me emocionaba,dirás que es una tontería pero no sabes hasta qué punto me relaja escuchar una canción como esta que nos regalas en escenario.merci.muuuuas de valentina con h

Anónimo dijo...

HOLA OTRA VEZ ZAM.TE MANDO OTRA CANCIÓN DE LAS QUE MÁS ESCUCHO ÚLTIMAMENTE.ME PARECE PRECIOSA Y ESPERO QUE TE GUSTE.ES DE JORGE DREXLER Y SE LLAMA "TODO SE TRANSFORMA".
Tu beso se hizo calor,
luego el calor, movimiento,
luego gota de sudor
que se hizo vapor, luego viento
que en un rincón de La Rioja
movió el aspa de un molino
mientras se pisaba el vino
que bebió tu boca roja.

Tu boca roja en la mía,
la copa que gira en mi mano,
y mientras el vino caía
supe que de algún lejano
rincón de otra galaxia,
el amor que me darías,
transformado, volvería
un día a darte las gracias.

Cada uno da lo que recibe
y luego recibe lo que da,
nada es más simple,
no hay otra norma:
nada se pierde,
todo se transforma.

El vino que pagué yo,
con aquel euro italiano
que había estado en un vagón
antes de estar en mi mano,
y antes de eso en Torino,
y antes de Torino, en Prato,
donde hicieron mi zapato
sobre el que caería el vino.

Zapato que en unas horas
buscaré bajo tu cama
con las luces de la aurora,
junto a tus sandalias planas
que compraste aquella vez
en Salvador de Bahía,
donde a otro diste el amor
que hoy yo te devolvería......

Cada uno da lo que recibe
y luego recibe lo que da,
nada es más simple,
no hay otra norma:
nada se pierde,
todo se transforma.

MUUUUAS DE VALENTINA CON H